DOSSIER SAN JUAN

Un policía federal sanjuanino y su historia secreta con la pornografía infantil

Compartí con tus amigos

Por Dossier San Juan

Un seudónimo, 2 redes sociales y 4 videos son las cifras que se desprenden de la investigación que dejó al descubierto al predador que cumplía funciones en la División Unidad Operativa Federal San Juan.

El miércoles último al mediodía, en la sala 6 de audiencias de Tribunales, el policía de la Federal que había quedado detenido por tenencia de pornografía infantil, Matías Carrizo, fue condenado a 3 años de prisión en suspenso después de que la Fiscalía lo acusara formalmente y ofreciera detalles de la investigación que lo dejó al descubierto. 

Frente a tantos indicios que lo complicaron, al afectivo que cumplía funciones en la División Unidad Operativa Federal San Juan y que fue separado de su cargo de forma inmediata no le quedó más remedio que acordar una pena y aceptar los cargos que se le imputaban, en el marco de un juicio abreviado. Fue así que debió confesar estar de acuerdo con la acusación que se le achacaba para terminar con el proceso judicial y ello quedó registrado en audiencia. 

La teoría del caso, que fue presentada por los fiscales del Ministerio Público al juez de Garantías, aseguró que fueron las organizaciones internacionales que luchan contra la pedofilia en el mundo las que detectaron la actividad ilegal del uniformado, a principios del año pasado. A través de Missing Children, la red nacional 24/7 encendió las alarmas y emitió los reportes a la justicia sanjuanina para que indagara al respecto, es decir, a la UFI ANIVI.    

Una vez que los investigadores locales tomaron intervención, se logró identificar al autor del tráfico de material prohibido: a Matías Carrizo. Según señaló la Fiscalía, compartió 4 videos por Facebook y por Messenger que contenían vimágenes explícitas de abuso y explotación sexual de menores de 13 años, aunque la médica forense que analizó los videos no pudo especificar la edad cronológica de los mismos. 

Bajo el seudónimo de ‘Oscar Pérez’, Carrizo compartía las aberrantes imágenes en diversas plataformas logrando contactar con personas en México, Guatemala. En una oportunidad se vinculó con hasta de 48 receptores y uno de ellos se encontraba en San Juan. En otras ocasiones entraba a salas de chats de lesbianas para contactar con alguien que respondiera a sus videos.   

¿Cómo supieron que era él? Acorde señaló la fiscal Andrea Insigne, toda la actividad que se registró estaba relacionada con un mismo número de teléfono de verificación que pertenecía a Carrizo. «La línea telefónica estaba asociada a Carrizo», manifestó la funcionaria judicial que aseveró que también la cuenta de Facebook creada en agosto de 2010 pertenecía al imputado. 

Finalmente, su abogado Maximiliano Páez Delgado acordó una pena con la Fiscalía y, con el aval del juez Federico Rodríguez, llegaron a una solución rápida para el caso que provocó un verdadero revuelo dentro de la Fuerza. 

Fuerte comunicado de la Policía Federal de San Juan

«En virtud de las repercusiones periodísticas surgidas a raíz de la detención del ayudante Matías Gabriel Carrizo, perteneciente a la División Unidad Operativa Federal San Juan, la Policía Federal hace saber que el mencionado ha sido separado inmediatamente de la fuerza, cambiando su situación de revista y tomando intervención la Superintendencia de Asuntos Internos e Inspectoría General», arranca el texto que publicó la fuerza. 

Además de confirmar que separaron del cargo al policía acusado, explicaron que «esta institución desde el primer momento se puso a disposición del doctor Roberto Mallea Marcucci, a cargo del Centro Judicial de Abordaje Integral de Niños, Niñas y Adolescentes Víctimas para prestar colaboración necesaria en la investigación que lleva adelante». 

Fuente: Tiempo de San Juan