DOSSIER SAN JUAN

Un ladrón fue abatido por un policía en La Bebida: ¿homicidio o legítima defensa?

Compartí con tus amigos

Por Dossier San Juan

El delincuente fue identificado como Carlos Alberto «Porteñito» Gutierrez. Era reconocido en el ambiente delictivo y venía de cumplir una condena. Conocé la versión policial y la familiar.

El fin de semana comenzó con un terrible episodio en la localidad de La Bebida, en Rivadavia. Es que en la madrugada del sábado último, un ladrón fue abatido por un policía cuando supuestamente el delincuente intentó ingresar a robar a su vivienda. Este hecho disparó una enorme polémica sobre si se trató de una legítima defensa del policía o si hubo un exceso y, por ende, se trató de un homicidio.

Sin embargo, para debatir sobre esa cuestión, en primer lugar, es necesario determinar cómo fue el episodio que terminó con el conocido delincuente, identificado como Carlos Alberto «Porteñito» Gutierrez, muerto desangrado por un disparo en una de sus piernas. En ese tema, aún no está claro. Hay dos versiones: una la policial y otra la de la familia del ladrón.

Versión policial

Sobre el mediodía de ese mismo sábado, el comisario Avellá, a cargo del Centro de Operaciones D-5, dio una conferencia de prensa en la que detalló lo que supuestamente pasó horas antes.

El hecho ocurrió sobre las 5 del sábado, mientras el policía en cuestión se encontraba durmiendo en su vivienda del Lote Hogar Nº 24, ubicado en la localidad de La Bebida, en Rivadavia. Avellá afirmó que el efectivo fue despertado por el padre para decirle que delincuentes habían ingresado a su hogar. Se levantó y, en primer término, se encontró con uno de los ladrones con casco de moto. Le dio la voz de alto cuando se acercó a la cochera y descubrió que eran dos.

Uno de los malvivientes le respondió apuntándole con un arma de fuego, con la que le habría gatillado en dos oportunidades, según dijo. El policía, quien ejerce funciones en el Comando Radioeléctrico Sur, disparó pero los ladrones huyeron a pie, dejando en la casa una moto marca Honda de 125 cc. De inmediato, llamó al 911.

Tras el arribo del personal policial, realizaron una recorrida por la zona y, en la intersección de calles Pellegrini y Yornet, dieron con el cuerpo sin vida del «Porteñito». Tenía solamente una herida de bala en la pierna y eso le causó la muerte. Su cómplice, afirmaron las fuentes, huyó herido de bala. Luego, se supo que fue hasta el Hospital Marcial Quiroga para ser atendido por la herida.

Con esta versión, la legítima defensa sería la figura penal que encajaría en el hecho. De esta manera, el efectivo policial zafaría de la prisión ya que utilizó los mismos medios que los delincuentes para repeler sus ataques en su domicilio.

Versión de la familia del «Porteñito»

Según las palabras de Cintia, cuñada del fallecido, para la familia del «Porteñito» el robo nunca ocurrió. Incluso, creen que el policía los habría confundido de delincuentes y les habría disparado por error tanto al «Porteñito» como a su amigo.

Dijo, además, que a su cuñado lo balearon en el lugar donde lo encontraron muerto, es decir, a cuatro cuadras de la casa donde habría robado. También, afirmaron que Carlos Alberto Gutierrez no llevaba consigo un arma de fuego ya que «no sabía manejar armas, nunca tuvo un arma», aseguró el padre fuera de cámara.

Ante esta versión, la defensa de la familia, a cargo de Filomena Noriega, aseguró que no existió legítima defensa ya que Gutierrez «no tenía armas y no sabía manejarlas», dijo la letrada. «Vamos a ir por la figura del homicidio agravado», finalizó.

Más allá de las dos versiones, la causa está siendo investigada por el juez del Quinto Juzgado de Instrucción. Por el momento, la caratura de la causa es robo en grado de tentativa, seguido de muerte. En el gobierno ya dijeron que van a defender al policía porque concuerdan con la versión policial. Sin embargo, el caso es reciente y las pruebas que ambas partes puedan recaudar serán fundamentales para esclarecer el hecho.