DOSSIER SAN JUAN

Ocurrió el milagro: la sorprendente recuperación de un chico que sufrió un grave accidente

Compartí con tus amigos

Por Dossier San Juan

Bautista Montivero casi pierde la vida cuando iba a vender una batería para que su familia pueda comer. Estuvo al borde de la muerte pero la sigue peleando.

Un grave accidente tuvo como protagonista a un chico de 14 años, identificado como Julián Bautista Montivero, el pasado jueves 27 de mayo. El hecho se dio en Chimbas, más precisamente en calle Azcuénaga, entre 25 de Mayo y Remedios de Escalada.

El adolescente iba en moto y colisionó contra otro rodado cuando se dirigía a una chacarita para vender una batería. Sus familiares dieron a conocer que la había sacado de una Renoleta de su madre para ofrecerla ya que no tenían para comer.

En el accidente sufrió serias heridas por lo cual fue trasladado de urgencia al hospital Rawson. El chico sufrió un traumatismo encefalocraneano, traumatismo abdominal, una herida en su pierna izquierda y demás politraumatismos.

Durante las primeras 72 horas lograron estabilizarlo, aunque seguía en estado crítico en Terapia Intensiva. Al adolescente lo mantuvieron dormido para que no entrara en shock al verse en la situación grave que se encontraba, según informaron.

Tras unas siete transfusiones de sangre y una intensa serie de intervenciones médicas, Bautista logró superar las horas críticas. Asimismo, las redes sociales se colmaron de cadenas de oración y pedidos por la salud del chico accidentado.

Milagrosamente, empezó a mostrar una gran mejoría con el correr de los días. En primer lugar, le retiraron la asistencia médica con la cual mantenían en funcionamiento a su corazón y tras realizarle un electro el chico respondió muy bien.

Luego, los médicos le quitaron la asistencia respiratoria y pudo volver a respirar por sí solo. Además, tras despertarlo, pudieron constatar que Bautista sabía lo que le había pasado y dónde estaba, es decir, está consciente en tiempo y espacio.

También, le sacaron el drenaje de su abdomen y comenzaron a alimentarlo con comida sólida. Ni bien despertó, el chico aprovechó para enviarles un saludo a sus amigos a través de un audio de WhatsApp y les agradeció por la solidaridad.

Es que tras el accidente, iniciaron una campaña para recolectar alimentos para su familia. Por otro lado, una vecina realizó un bingo virtual y le donó el dinero recaudado a la familia. Piden no abandonar la oración por su salud.