DOSSIER SAN JUAN

Mató a su papá adoptivo, un policía federal, y fue condenado a perpetua: un fallo con ribetes históricos

Compartí con tus amigos

Por Dossier San Juan

Paolo Carbajal ya fue condenado a prisión perpetua por homicidio doblemente agravado por alevosía y por el vínculo contra su padre adoptivo, Miguel Ángel Carbajal. Su defensa generó diversas interpretaciones y eso lo hizo histórico. Los detalles.

Finalmente, la justicia local le puso fin a un caso que revolucionó a San Juan ya que se trató de un crimen en el que un hijo mató a su padre. Si bien en la provincia hay casos de sanjuaninos que asesinaron a sus padres (incluso recientes), ninguno con los ribetes que tiene este.

El hecho ocurrió en noviembre de 2021. La primera noticia fue el hallazgo del policía federal asesinado en su vivienda, ubicada en Pocito. Luego, comenzaron con la investigación y se llegó a su hijo adoptivo como presunto autor del hecho.

Tras siete meses del crimen, la justicia llegó a un veredicto: condenarlo a prisión perpetua. Sin embargo, no fue una decisión unánime de los tres jueces integrantes del tribunal, sino que se trató de una decisión dividida, en la que terminó triunfando la decisión de la mayoría de ellos.

El triunvirato de jueces conformado por Verónica Chicón (presidenta) y los vocales, Ana Lía Larrea y Javier Figuerola, por mayoría vieron a este sujeto como el responsable de este brutal crimen, caratulado como homicidio doblemente agravado por el vínculo y alevosía.

Tras ello, la defensa del acusado, a cargo de César Jofré, en la audiencia de finalización prefirió no hablar al respecto, pero sí adelantó que apelará el fallo ante el tribunal superior, que en San Juan es el Tribunal de Impugnación.

A lo largo del proceso, Jofré únicamente trató de quitar ambos agravantes para que solamente sea juzgado por el delito de homicidio simple y evitar de esa manera la prisión perpetua. Es que ya estaba comprobado que Paolo Carbajal sí había sido el asesino de su padre adoptivo.

Entre los argumentos que expuso, dijo que Paolo no es hijo biológico de Miguel Ángel y que, por lo tanto, el agravante del vínculo no podía ser factible. Agregó, además, que la adopción no existe en el Código Penal como una figura ligada al «vínculo». Si bien existe la posibilidad de que se lo incorpore en un futuro, pero aún no hay nada concreto, sostuvo el letrado.

La fiscalía, por el contrario, mostró las pruebas suficientes para creer que Paolo Carbajal mató con alevosía a su papá adoptivo; planificando todo el crimen. Viniendo a San Juan a escondidas, entrando con un juego de llaves a la casa (usando el portón y la puerta del fondo de lacada) para atacar a Miguel Ángel Carbajal cuando estaba recostado en la cama.

Lo histórico surgió luego de que no juzgarán por unanimidad a Paolo Carbajal. Tanto la jueza Verónica Chicón, como el juez Javier Figuerola sí lo condenaron a perpetua, mientras que Ana Lía Larrea le dio la razón a la defensa, respecto de la figura de adopción y la falta del vínculo.

Es la primera vez en la historia de San Juan que una persona sea condenada con el agravante del «vínculo» sin tener un parentesco biológico con la víctima. Este argumento servirá a la defensa para impugnar el fallo ante el tribunal superior.

¿Cómo fue el hecho?

Desde el primer momento, la fiscalía tuvo en la mira a Paolo Enrique Carbajal como el principal sospechoso del asesinato de su papá, el policía federal Miguel Ángel Carbajal.

El Ministerio Público Fiscal (MPF) recolectó evidencia clave y que apunta directamente contra Paolo Enrique; porque este mintió a la justicia (con su llegada a San Juan) y cuando fue allanado le hallaron en una bolsa de residuos, un buzo con marcas rojizas (aparentemente de sangre), guantes de látex, un juego de llaves y una navaja.

Con la reconstrucción del hecho que hace el MPF, Paolo Enrique Carbajal planeó todo. Viajó días antes a la provincia, observó el movimiento que había por donde vivía su papá en Villa Huarpe en Pocito. Fue a la madrugada del domingo 14/11 a esta casa, se puso unos guantes de látex y abrió la puerta de entrada del domicilio sigilosamente, se dirigió hasta la habitación donde su papá dormía y le propinó un puntazo. Al parecer el policía federal intentó defenderse -se le halló sangre en la mano con signos de haber forcejeado- y Paolo Enrique le dio el otro puntazo que le terminó quitando la vida. Minutos después, de forma cautelosa este salió de la vivienda y desapareció.

El MPF representado por Iván Grassi, y sus ayudantes Ignacio Domínguez y, Cristian y Maximiliano Gerarduzzi, llegaron a Paolo Enrique Carbajal por varias pistas. La primera es que él mintió con su llegada a San Juan, a la justicia y a sus propios parientes les dijo que había llegado el 15 de ese mes a la mañana (los colectivos llegan en horario de tarde a San Juan) y se mostraba de forma fría ante la muerte de su papá. Ante esta sospecha empezaron a investigarlo y corroboraron que este sujeto había viajado antes a territorio sanjuanino. Precisamente verificaron que había sacado tres pasajes en diferentes fechas 11, 12 y 14 de noviembre.

Paolo Enrique, además tuvo un paso por tres hoteles diferentes en San Juan. Dos días antes al homicidio se hospedó en un hotel que empieza con la letra ‘B’ en Capital; en este lugar estuvo alrededor de dos días. Después fue a otro que estuvo un par de horas (alrededor de 4 a 5 horas) y después del crimen se fue a uno de Caucete. Aparentemente cuando le dijeron que su papá había fallecido, él estaba en este hotel.

Después de su “llegada a San Juan” un tío (hermano de la víctima) le ofreció quedarse en su casa de Rawson. Él dijo que sí y se quedó un par de días. En todo ese tiempo la Justicia empezó a investigarlo y cuando lo allanó el pasado viernes le encontraron debajo de una cama (donde dormía) una bolsa de residuos que contenía todo lo que fiscalía confiscó.

Fuente: Tiempo de San Juan.