DOSSIER SAN JUAN

Niña prostituida por su madre: dos de los detenidos son ex combatientes de Malvinas truchos

Compartí con tus amigos

Por Dossier San Juan

Se trata de Roberto Néstor Arroyo y Juan Carlos Chaparro, quienes están acusados de haber violado a la mujer cuando era menor, a cambio de dinero. Uno hasta llegó a ser presidente de un organismo de ex combatientes de Malvinas.

El fin de semana último se dio a conocer un caso que estremeció a todos los sanjuaninos. Es que habían detenido a una mujer y la acusaban de haber prostituido a su propia hija desde que tenía cinco años. La presunta prostitución se extendió hasta el 2018, año en que la la víctima ya tenía 21 años. La denunciante fue su propia hija y también acusó a tres hombres como los que en más ocasiones la violaron, aunque afirmó que la prostituyó con, al menos, unos 10 hombres.

De los tres hombres detenidos, uno es un policía retirado, identificado como Pedro Bautista Agüero; mientras que los dos restantes fueron conocidos como ex combatientes de Malvinas y sus nombres son Roberto Néstor Arroyo y Juan Carlos Chaparro. Ambos son veteranos de guerra truchos.

Todo salió a la luz en 2016, luego de que gobernador Sergio Uñac organizara un viaje para todos los ex combatientes sanjuaninos hacia las Islas Malvinas, después de 34 años de la guerra. Era para un cupo chico de veteranos los que podían viajar. En ese contingente, iba Arroyo y otros dos más. Tras volver del viaje, descubrieron que esos tres en realidad no eran ex combatientes, sino que sólo fueron «movilizados», es decir, que nunca entraron en combate.

Ante esto, el abogado de la Agrupación 2 de Abril, Andrés Gazzo, decidió realizar una denuncia contra Arroyo y los otros dos por haber usurpado un honor que no le correspondía. La denuncia la radicaron en el Ministerio de Defensa de la Nación y de la Armada Argentina. En ese momento, el presidente era Mauricio Macri. Gazzo aseguró en 2017 que nunca se investigó el caso y que no obtuvieron respuestas al respecto.

Para peor, Arroyo era el presidente del Centro de Excombatientes del Atlántico Sur (CEAS), un ente provincial que nuclea a todos los veteranos de Malvinas de San Juan.

En el primer viaje hacia las islas, en 2016, viajó con el contingente de veteranos. Como era un cupo limitado, muchos quedaron fuera del viaje. Esto generó mayor bronca entre los malvineros ya que muchos que sí combatieron no pudieron asistir.

Sobre Juan Carlos Chaparro no se sabía que era trucho hasta que un comunicado de la Agrupación 2 de Abril despejara la duda. Afirmaba que no pertenece a esa entidad, como así tampoco es miembro de la Confederación de Ex Combatientes de Malvinas de la República Argentina. Lo mismo informaron sobre Arroyo.

Sobre el caso que ahora lo llevó a la cárcel comenzó a trascender el sábado por la mañana. El viernes se había realizado la audiencia de presentación del caso contra los que, en ese momento, eran los únicos detenidos: la madre de la chica y Juan Carlos Chaparro.

Les leyeron la imputación. La madre está acusada de abuso sexual con acceso carnal agravado, en calidad de partícipe necesario; corrupción de menores agravada y explotación de la prostitución infantil en calidad de autor, todos en concurso real. Por su parte, Chaparro está imputado de abuso sexual con acceso carnal agravado, corrupción de menores, y promoción de la prostitución infantil, conjugados por las reglas del concurso real, en calidad de autor.

Ambos, defendidos por Filomena Noriega, declararon ese día. La mujer dijo que su hija siempre tuvo problemas de conducta y que «rabeaba» mucho con la denunciante.

Incluso, contó que en una ocasión su hija llegó a su vivienda con un hombre mucho mayor que ella, el que era su pareja, y que eso le pareció desagradable y la corrió. Cree que por eso le hizo una denuncia en su contra. Por otro lado, relató que el hijo que tiene no es producto de una violación. Es más, afirmó que ella misma inició el juicio de filiación para saber de quién era su nieto, pero que la denunciante le dijo que no siguiera con el juicio.

Por último, expresó que nunca entró hombres desconocidos a su vivienda para que violaran a su hija porque su marido, un ex combatiente de Malvinas, tiene un carácter fuerte y no lo iba a permitir.

El otro que declaró fue un ex combatiente de Malvinas y amigo de la familia de la denunciante, Juan Carlos Chaparro. Dijo que se acercó a la familia porque sabía que el padre de la damnificada estaba en grave estado y quería ayudarlas. Afirmó que nunca «miró con otros ojos» a la joven y que cuando la conoció, ya estaba embarazada. De igual forma, en la Justicia pidieron que le realicen un ADN al hijo de la denunciante y a Chaparro para saber si es hijo suyo. El hombre sostuvo no tener drama porque sabe que no es hijo de él.

Pese a que negaron las acusaciones, la jueza de Garantías, Verónica Chicón, decidió enviarlos preventivamente al Servicio Penitenciario Provincial, por el término de seis meses. Un año de investigación le dio a los fiscales.

Luego, a los días, detuvieron a Arroyo y al policía retirado, Agüero. No trascendió si declararon y, en caso de ser afirmativo, qué dijeron. Lo que sí se supo es que les endilgaron los mismos delitos que a Chaparro y los mandaron por seis meses al Penal de Chimbas.