DOSSIER SAN JUAN

Desde Estados Unidos, una sanjuanina cuenta cómo es vivir sin restricciones por COVID-19

Compartí con tus amigos

Por Bernardo Sánchez Bataller

Lucía Alós decidió emigrar por un tiempo y trabaja en la ciudad de Denver como niñera. En diálogo con Dossier San Juan compartió su experiencia.

Luego de la reciente trágica noticia de las 100.000 muertes en Argentina causadas por coronavirus, este medio decidió exponer un testimonio esperanzador. Para ello, se estableció comunicación telefónica con una joven sanjuanina que lleva meses trabajando en el exterior.

En University, zona perteneciente a la ciudad de Denver, en el Estado de Colorado, Lucía Alós trabaja en una casa de familia como niñera de mellizos. Al vivir junto a ellos, además de cobrar el sueldo acorde a su labor, tiene su propia habitación y recibe distintos beneficios por parte de quienes la contratan.

“En Denver está todo bastante libre, han liberado todo lo que tiene que ver con protocolos”, comentó la sanjuanina. Uno de los ejemplos que mencionó es con respecto a lo que ocurre en los supermercados. En todos se exhibe un cartel en el ingreso en el cual se aclara que las personas que posean la vacuna de COVID-19 pueden ingresar sin barbijo. Además, Lu resaltó que se ha naturalizado bastante el hecho de ir sin tapaboca por la calle. “Nadie te mira mal, ni tampoco hay inconvenientes con esto”, explicó Lucía.

Durante el tiempo que lleva en Denver, Lu asistió a bares y boliches y nunca se contagió. En estos lugares de encuentro social la gente asiste sin tapaboca y los protocolos son mínimos.

En el único lugar que sí tienen mayor cuidado con el uso de barbijo es en las bibliotecas. Esto ocurre por el contacto que tienen las personas con los libros. Por ello, en estos espacios todavía mantienen protocolos estrictos para evitar inconvenientes.

El proceso de vacunación fue muy rápido. Lucía obtuvo el turno con agilidad y pudo recibir ambas dosis de la vacuna Moderna en la farmacia de un supermercado. No tuvo dificultades por papeles ni tampoco le presentaron impedimentos para inocularse. De hecho, ella resaltó el muy buen trabajo de las enfermeras. “Te preguntan si sabés qué es lo que te van a colocar, si estás de acuerdo y te brindan información al respecto”, aclaró Lu. El único aspecto negativo mencionado por la sanjuanina fue la etapa post vacunación, ya que tuvo fuertes secuelas, como ocurre con distintas vacunas.

Para ella, lo único que falta en Estados Unidos para estar como en la etapa pre coronavirus es que en los aeropuertos no haya tantos protocolos. Tanto en las zonas de embarque como en los mismos aviones es obligatorio el uso de barbijo y se nota la aplicación de medidas de cuidado sanitario.